Cuba: Ready, Set, Go!

Nota del editor: En un artículo publicado el pasado 22 de julio, en su cuenta en Linkedin, el Director General de la cadena hotelera estadounidense Marriot International, Arne Sorenson, afirmó que su compañía está lista para iniciar negocios en Cuba cuando se lo permitan las leyes del bloqueo económico, comercial y financiero contra la isla.

Este comentario parte de una visita que realizara a La Habana recientemente donde constató que estamos en un momento histórico en la relación entre Washington y La Habana tras el restablecimiento de los nexos diplomáticos y la reapertura de las respectivas embajadas el 20 de julio pasado. Agregó que si bien la ley norteamericana todavía no permite a Marriott hacer negocios en Cuba, las decisiones del presidente Barack Obama respecto a la nación caribeña pusieron en marcha una carrera global que ya involucra a empresas de otros países.

Sorenson considera que se debe permitir a las empresas de la nación norteña competir en este nuevo negocio de viajes, porque esto contribuye a que las relaciones bilaterales sean cada vez más fuertes y constructivas. Añade que los viajes de norteamericanos a Cuba se duplicarán este año, incluso antes de que se elimine la prohibición de ir a la nación vecina, pero si el Congreso actúa para revocar esa restricción, el número de visitantes norteamericanos es probable que aumente a cinco millones en tan sólo unos años.

Sin más, los dejo con el texto original, publicado en inglés:

Sigue leyendo

Cuba en Toronto: ¿sorpresa o realidad?

Joel García/Cubadebate

La XVII edición de los Juegos Panamericanos concluyó hace solo unas horas y para los cubanos, el cuarto lugar general en la tabla de medallas martilla aún en la mente de muchos, al tiempo que motiva preguntas, comentarios e interpretaciones. ¿Es una sorpresa esta actuación?, cuestionan la mayoría de los seguidores de nuestro deporte a periodistas y especialistas.

Con toda razón debe admitirse el término de sorpresa en su acepción de inesperado, si tenemos en cuenta el espíritu triunfalista que se impregnó en la opinión pública antes del magno evento por parte de las autoridades del organismo rector de la actividad, quienes se reservaron su pronóstico de medallas, pero aseguraron  que mantendríamos el segundo lugar histórico desde Cali 1971, sin matizar que otro puesto por debajo de ese objetivo era digno también para un país como el nuestro. Sigue leyendo