El Papa junto al pueblo de Cuba y una batalla contra los demonios.

Dibujo4Edmundo García/La Tarde Se Mueve

Hay que estar claro y esto no lo podrán negar ni los propios demonios que la promueven: existe toda una campaña para tratar de deslucir la visita del Papa Francisco a Cuba. Detrás de esa están los mismos grupos de siempre; financiados y estimulados desde Miami. Cuba tiene experiencia en enfrentar estas acciones, que son las mismas que los mercenarios intentaron realizar sin éxito durante las anteriores visitas de Sus Santidades Juan Pablo II y Benedicto XVI. Sigue leyendo

Como se construye un disidente en Cuba; Otra historia de Yoani Sánchez.

Yoani SánchezAna Mirian Mazón Moreno/Pensar en Cuba

Construir falsos líderes de opinión es una táctica de subversión empleada de forma sistemática por los servicios de inteligencia de los Estados Unidos.

En el caso particular de Cuba, aprovechando la poca reputación de la disidencia tradicional y el auge de las nuevas tecnologías, apostaron por construir la imagen de una bloguera disidente llamada Yoani Sánchez.

Además de contribuir al posicionamiento de su blog, traduciéndolo a más de diez idiomas, garantizándole una conexión a Internet permanente y el seguimiento con falsos perfiles en las redes sociales, le permitieron publicar en el diario El País, lo cual contribuyó a validar su «historia personal». Cada trabajo del periódico fue edificando un personaje cuyo cambio de imagen, alegato y por ende, proyección, evoluciona a medida que se potencia el discurso propagandístico a su favor.

Sigue leyendo

Saboteando al Papa.

Traducido del más allá por Max Lesnik.

Todo  parece  indicar que  los  llamados grupos  “Disidentes”  de la isla  trabajando en un plan  para sabotear la visita  del Papa Francisco  a Cuba. La repetida “toma”  de  algunas  iglesias buscando  confrontaciones  con las  autoridades y la consecuente  publicidad  en el exterior  magnificada por  el diario  El  Nuevo Herald  y los  Canales Cloacas  de Miami  así lo indican.

El propósito  evidente  es hacer deslucir  la presencia  de Su Santidad  en Cuba y ganar además cierto  protagonismo con el fin de trasmutar  el  escándalo  en beneficios  económicos  puesto  que  todos  sabemos  que la tal “disidencia”  no  es otra  cosa  que un negocio  de  a tantos  dólares por  una  marcha  callejera y más plata si el show gana titulares  de prensa o exposición  en  los  Canales  de  televisión  de Miami. Sigue leyendo